Now Reading
David Gilbert responde sobre Antiimperialismo

Notes on the Road
to 21st Century Socialism

Issue 2, March 2020

David Gilbert responde sobre Antiimperialismo

David Gilbert

Nota de los editores: David Gilbert ha sido prisionero político durante 39 años, y es el padre del fiscal de distrito progresista de San Francisco, Chesa Boudin. Esta es una carta que escribió a un miembro de Leftroots en respuesta a «Estamos perdiendo, pero podemos ganar: caravanas, imperialismo y luchar la guerra de posición para el socialismo del siglo XXI» en el número 1 de ¡Salir a ganar!

Querida Vicki,

¡Qué visita tan buena! Como discutimos, estoy escribiendo algunas de mis ideas sobre la pieza de LeftRoots sobre la caravana por si, depende totalmente de ti, si las quieres compartir con el grupo.

Son noticias excelentes en términos de mostrar cómo los asaltos del imperialismo son lo que obliga a la migración. Aunque con frecuencia he criticado la situación de Honduras como ejemplo, este artículo ofrece una presentación mucho más contundente y detallada. En general, tienen toda la razón en que no podemos hacer frente adecuadamente con el asunto de la inmigración sin un análisis y posición antiimperialista. Aunque hablan claramente de las intervenciones económicas y militares, me sorprendió que no hubiese más sobre el cambio climático y la guerra antidroga. Tal vez eso aparezca en otros escritos y esto, en el contexto de la caravana, fue más específico, más limitado. Pero, para asegurarme de decirlo, la guerra antidroga ha sido una fuerza mayor para la violencia y el caos civil. Cuando la clase dominante de EE. UU. la desencadenó, sabia en qué resultaría porque ya había pasado con la Prohibición: No pone fin al consumo, pero es un terrible generador de delitos violentos. Su propósito principal fue ser un medio de incapacitar a la comunidad negra rebelde y generar apoyo para la ‘mano dura’ en el orden público; las 100.000 muertes en México y disrupciones violentas en Centroamérica no les importan, son solo daños colaterales. El rol de los vínculos de la droga a la liberación negra en EE. UU. agregaría mucho al importante reconocimiento de LR de cómo el capitalismo racial de EE. UU. depende de la superexplotación imperial. El cambio climático también una fuerza propulsora grande y creciente de la migración, con el factor importante de las sequías en Centroamérica en esta ronda. También, el cambio climático es un contexto crucial para fomentar el internacionalismo.

Me gusta mucho que el internacionalismo de LR llega más allá de simplemente señalar las intervenciones. Como dicen, el antiimperialismo es central porque la economía es global y, es muy importante, tenemos mucho que aprender de las luchas más avanzadas en el Sur. Está muy bien que dieron un par de ejemplos concretos de posibilidades para la solidaridad en acción. Muy bien que indicaron cómo nuestros movimientos han estado, por lo general, aislados en silos, y la necesidad vital de que las organizaciones de construcción de bases incorporen el internacionalismo y antiimperialismo.

Dicen que sin antiimperialismo no Podemos responder al argumento de la Derecha a les trabajadores blances que “la Izquierda [liberales] se preocupan más por les migrantes que por nosotres.” Sí, el antiimperialismo es absolutamente necesario, pero no es suficiente. Debemos acusar muy específicamente el uso racializado de chivos expiatorios (que se ha usado a menudo, con variaciones en su intensidad, con “welfare mothers” -madres que reciben asistencia pública- y “criminales”) para desviar la ira de los trabajadores blancos del origen real de sus problemas. No son les inmigrantes que estén quitándoles los trabajos y haciendo el trabajo más precario. Los culpables son la automatización, las fusiones de empresas, los recortes de personal u operaciones, el desplazamiento de manufacturas a países con sueldos bajos y mantener esos sueldos bajos mediante el uso de la fuerza, las firmas de capital privado que adquieren y liquidan empresas, la evisceración de los sindicatos, el largo estancamiento de la economía de EE. UU. y mundial. A los conservadores no les importamos “nosotros,” sino que, en vez, desvían la frustración lejos del capitalismo y hacia el “otro” racial.

La razón principal por la que esto funciona es la profundidad de la historia y cultura de la supremacía blanca. También, da miedo luchar contra la clase dominante mega-poderosa, y por tanto muchas personas se conforman con la satisfacción psicológica de pisar a las que están “por debajo” de ellas. Pero no Podemos franquear el tema de quién se preocupa por quién sin acusar el uso racializado de chivos expiatorios como método de los poderosos para usar y abusar de les trabajadores blances. Dados los factores mencionados, la claridad sobre este asunto no convencerá automáticamente a una mayoría, pero debería servir para alcanzar a algunes que estén mejor situades para aliarse con personas de color y luchas internacionales. Claro que, hay mucho que decir acerca de NO caer en el viejo argumento oportunista de “la fuga de trabajos”, de que los mejores trabajos deberían estar reservados para trabajadores blancos aquí. Nuestro argumento se debe desarrollar en el contexto de la solidaridad internacional, una crítica de la economía del militarismo y el derroche, la necesidad de más trabajos que valgan la pena como los de remediación ambiental, y trabajos que contribuyan a las reparaciones a base de transferir tecnología verde al Tercer Mundo, etc. Pero tenemos que denunciar el uso de chivos expiatorios raciales como la distracción que es y, como tal, es un ataque contra les trabajadores blances—al menos en las áreas donde podamos alcanzar a algunas personas con esto.

En resumen, el artículo de LR es excelente porque se basa en el antiimperialismo, provee un argumento muy bueno dando a Honduras como ejemplo, es muy bueno para promover la solidaridad internacional. Me habría gustado ver más sobre la guerra antidroga y el cambio climático como fuerzas impulsoras de la migración y sobre cómo se conectan con la lucha negra y el internacionalismo respectivamente. El antiimperialismo es el marco; también debemos acusar el mecanismo clave y super-virulento de los chivos expiatorios raciales. Como probablemente sabrá la gente, hay un nuevo libro muy útil sobre la inmigración, con varios resúmenes agudos de cómo el imperialismo jodió varios países del Tercer Mundo y también cierto nivel de desafío al uso de chivos expiatorios raciales: This Land Is Our Land (Esta tierra es nuestra tierra), por Suketu Mehta.

Una última observación sobre los intereses de la clase dominante: como sabemos, a grandes sectores de la clase dominante les encanta tener cierto nivel de inmigración ilegal para proveer mano de obra barata que sea altamente vulnerable a las represalias si se organizan. Es probable que la mayoría no tengan ningún problema con la victimización racial de Trump, que les sirve a su favor, de no ser que la inercia irracional vaya demasiado lejos y corte la migración. Pero creo que está emergiendo otro factor estratégico. Los elementos más conscientes se dan cuenta de que, en las próximas décadas, es probable que el cambio climático cause una migración masiva. Puede que reconozcan el valor de comenzar a levantar más barreras para mantener una EE. UU. fortaleza—y privilegiada.

Vicki, aprecio mucho cómo promueves la discusión y el análisis. También, mis saludos a LeftRoots en su antiimperialismo y trabajo organizativo.

Abajo el imperialismo

Con amor,

David Gilbert

This post is also available in: English

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll To Top